El mejor Accesorio

El mejor accesorio es tu sonrisa

Cuando era niña, era sumamente feliz.

No es que tuviera una vida perfecta, pero disfrutaba cada momento y solo veía lo bueno que ocurría día a día. La sonrisa estaba siempre en su rostro y a la gente le gustaba convivir con ella.

En su juventud, las cosas no parecían ya estar tan bien. Alguien la convenció de que tal vez no era sufrientemente buena en lo que hacía o suficientemente buena para que la quisieran y empezó a sentir temor de quedarse sola, de no formar una familia o tener éxito. Trataba por todos los medios de agradar a los demás con sonrisas y tratando de cumplir sus expectativas (lo cual nunca funciona a largo plazo), y obtuvo todo lo que deseaba…, o al menos eso creyó.

Volvía a sonreír.

Años más tarde, sus temores parecieron cumplirse y cosas “trágicas” ocurrieron. Entonces la sonrisa desapareció casi por completo de su rostro.

Cambió sus sonrisas (fingidas para entonces) por gestos de amargura, de enojo, de rabia, de preocupación, de desesperanza y estas expresiones se hicieron habituales en ella. Después de algunos pocos meses en su rostro se formó una mueca que no gustaba a nadie, que por supuesto no le ayudaba en nada y de la cual casi nunca estaba consciente. Se aisló y la gente dejó de buscarla.

Un día al verse en un espejo finalmente se dio cuenta de la expresión que tenía y pensó que a ella misma no le gustaría relacionarse con esa persona y eso al fin la despertó.

Pensó y razonó que los eventos que vivimos no cambian o dejan de ocurrir porque tengas una sonrisa o una mueca. Tanto una sonrisa como una mueca de desagrado son irrelevantes en el desarrollo de nuestras vidas. Sin embargo, cuando afrontamos el día a día con una sonrisa de felicidad honesta, nuestra actitud, la de los demás y las circunstancias no tienen los mismos resultados.

Esta historia no es inventada, es real.

Habla de alguien que un día decidió ser feliz a pesar de las circunstancias. Alguien que ahora sonríe y busca la felicidad en todo lo que la rodea y ES FELIZ, porque descubrió que la sonrisa es algo que decides ponerte, igual que un vestido o determinados zapatos, y que siempre es un accesorio que enriquece tu atuendo, dándole brillo y haciéndote resaltar en medio de otros.

Podría ser tu propia historia.


autoretrato 1

Acerca de la autora:

Rocío Caballero. Maestra de Aplicación Mental y Metafísica (La Ciencia de la Vida). Imparte cursos, talleres y conferencias para despertar la conciencia verdadera en las personas acerca de sí mismas, impulsándolas a vivir una mejor calidad de vida.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s