El sentido de las palabras.

Imagen de pinmedownandtakemybreathaway.tumblr.com

Ahora que empiezo a conocer la Verdad acerca de la Vida (que yo creo mis experiencias a través de mi pensamiento), me doy cuenta de que mayormente no tenemos el sentido correcto de las palabras y no nos expresamos de manera adecuada.

¿Qué quiero decir con esto? A lo largo de nuestra historia, las palabras han ido desvirtuándose y ha ido cambiando el sentido de ellas en nuestra manera de expresarnos. Un ejemplo claro es la palabra “padre” que originalmente tenía un sentido de respeto y reverencia y que ahora para muchos de nosotros significa simplemente “bonito”, “agradable” o “divertido”.

Pudiera parecer que esto no representaría ningún problema particular, sin embargo, a la hora de querer expresar o crear con nuestro pensamiento, sí representa un problema.

Estamos tan acostumbrados a hablar sin pensar en el verdadero significado de nuestras palabras y nos referimos a nosotros, a los demás y a nuestras circunstancias de manera inadecuada. Por ejemplo:

Casi siempre pensamos en “gasto” cuando se habla de comprar lo que sea. Si entendiéramos el significado de la palabra, seríamos más cuidadosos de usarla.

En términos generales y en su raíz, “gastar” significa “deteriorar con el uso”. Si “gastamos” el dinero, estamos diciendo que se nos acaba. Si pusiéramos atención todos buscaríamos una palabra más adecuada.

En cambio, “invertir” habla de multiplicar o tener ganancias. Si en lugar de “gastar”,” invertimos”, nuestras palabras crearán lo semejante y nuestro dinero se multiplicará sin mucho esfuerzo.

Otro ejemplo es cuando hablamos de amor. Hemos confundido el amor con preocupación, protección, dependencia, sobreprotección, etc., pero el verdadero sentido del amor es entender que todos somos capaces de resolver nuestros problemas; tener confianza en nosotros y los demás, porque todos tenemos las mismas facultades y habilidades; dar sin esperar nada a cambio, porque no necesitamos nada pues ya estamos completos.

Por lo general solo hacemos lo que tiene sentido para nosotros. Usamos solo las palabras que tienen sentido en nuestro vocabulario. Nos vestimos de acuerdo con la ocasión por sentido común.

De la misma manera, nuestro pensamiento crea aquello que tiene sentido para nosotros. Si no tenemos un sentido de confianza y seguridad, de abundancia y prosperidad, de plenitud y gozo, no podemos crear más de lo mismo.

El sentido que tengo ahora debe cambiar para poder cambiar lo que ocurre en mi vida y mis experiencias. El trabajo es entender cada una de las palabras que uso, elegir las que me convenga usar, usar las que haya elegido de manera correcta y, por repetición, ir aumentando el sentido correcto en mi mente.

Podríamos empezar con una pequeña lista que puede ser útil para todos:

Cambiar:

“Gastar” por “Invertir”.

“Necesitar” por “Desear”.

“Me hizo enojar” por “Me enojé”

“Cuídate” por “Diviértete” o “Aquí te espero”

“Tengo suerte” por “Tengo éxito siempre”

“¿Me amas?” por ¡Me amo!

“A ver si…” por “¡Estoy seguro de…!

“Yo creo que…” por “Yo sé que…”

¡Estoy segura de que notarán un cambio en sus experiencias si son constantes y persistentes!


autoretrato 1

Acerca de la autora:

Rocío Caballero. Maestra de Aplicación Mental y Metafísica (La Ciencia de la Vida). Imparte cursos, talleres y conferencias para despertar la conciencia verdadera en las personas acerca de sí mismas, impulsándolas a vivir una mejor calidad de vida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s