Jesús enseñó metafísica

“No soy religiosa”, es lo primero que digo cuando alguien me pregunta qué religión profeso. Algunos se encogen de hombros, sin darle importancia. Otros se sorprenden. Pocos se ofenden, afortunadamente.

La verdad, es que a la edad que tengo es difícil hablar de mi filosofía de vida, creencias, o como quieran llamarla, y darles un nombre. A lo mucho, diré que yo creo en las enseñanzas metafísicas que Jesús heredó a la humanidad.

No, eso no me hace católica ni cristiana. No, eso no me convierte en religiosa. No, no estoy equivocada al decir que Jesús enseñó metafísica y no religión. Y eso es algo que tal vez le cueste trabajo entender a alguien que sí es religioso.

Pero si me permiten unos minutos, y abren su mente un poco, me gustaría explicar mi punto. Y antes de que quieran destruir mi jardín mental, los invito a leer este post y a meditar un poco en la importancia de respetar las ideas ajenas y ser más tolerantes y abiertos a aprender cosas nuevas.

Esto es solo otra forma de creer, de ver el mundo y de entender. La mía, y la que otros quieran compartir conmigo.

En fin, a lo que nos atañe.

De manera rápida, la metafísica estudia la causa y su efecto. ¿La causa de qué? En principio, la causa del ser. Es decir, ¿qué es lo que somos en realidad? ¿Somos estos cuerpos que vemos? ¿Somos esta realidad que percibimos?

En la Biblia (Génesis 1:26) dice “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza”.  Si Dios es un ser Espiritual, y estamos hechos a “imagen y semejanza” de Dios, entonces también somos seres Espirituales. 

Ahora, la pregunta es. ¿Qué es Espiritual? Lo Espiritual es lo Intangible. Lo que no se puede ver. ¿Y qué es lo que nos puede hacer iguales a Dios y que no se puede ver? La Consciencia Universal. Todo aquel capaz de Pensar a través de la Consciencia Universal, es semejante (con las mismas características) a Dios. 

Jesús, de manera muy velada según nos cuentan en la Biblia, enseñó que somos seres iguales a Dios, seres capaces de pensar. Y por lo tanto, de crear tanto bien como seamos capaces de creer. “Como un hombre es en su corazón, así es.” 

Esto quiere decir que así como creemos, sabemos y pensamos que somos, así somos. Y así vivimos. 

Lo entiendas o no, lo creas o no, los hechos no cambian. Estás destinado a ser y a vivir exactamente igual a como piensas y sientes respecto a ti mismo, a tus experiencias y a los demás.

Y esto es justo lo que enseñó Jesús. Que la Causa de todas las cosas, está en la mente. Y que cuando entendemos cómo funciona este poder,  podemos elevarnos al nivel de Dios: “Sean perfectos, como perfecto es su Padre Celestial.” (Mateo 5:48).

Dicho de otro modo: “Entiendan cuál es su verdadera naturaleza perfecta, que es Mental (Espiritual), así como lo es Dios, y elévense a su nivel”.

Jesús no es el único metafísico. Ha habido muchos antes que él, muchos después de él, y habrá otros después de que nosotros nos hayamos ido. Pero es, quizás, uno de los más entendidos que han existido. Y como tal, respeto y admiro su trabajo, y lo estudio para entender quién soy.

“No soy religiosa”. Insisto. Pero el día que se pueda separar a la religión (que no es otra cosa más que una forma de controlar a los ignorantes, a los que no quieren pensar por sí mismos) de las Verdades de la existencia, ese día se entenderá a Jesús como se le debió entender desde el inicio.

Y tal vez ese día, haya más a quienes “llamen, y se les abrirá la puerta”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s